domingo, 24 de abril de 2011

A propósito de nuestras salidas al Mercado Central: LAS FERIAS DE MACRI SON HASTA 200% MÁS CARAS QUE EL MERCADO CENTRAL

A PESAR DE QUE LAS PROMUEVEN COMO “UNA HERRAMIENTA CONTRA LA INFLACIÓN”

Publicado el 24 de Abril de 2011

Por María Victoria Déntice

Así surge de un relevamiento realizado por la ONG Unión de Usuarios y Consumidores, que comparó los precios en ambos lugares. Las diferencias más fuertes se notan en las verduras, pero también las hay en frutas, pollo y pescado.

Al gobierno de la Ciudad de Buenos Aires no le cierran los números. Venía de hacer una fuerte campaña de promoción de las ferias barriales porteñas, desde el verano e intensificada en los días previos a Semana Santa, a las que presentaba como “herramientas para luchar contra la inflación”, porque allí los porteños encontrarían precios similares o más bajos que en el Mercado Central. Ante el convite, la Unión de Usuarios y Consumidores (UUC), una asociación de defensa del consumidor de la Capital Federal, se propuso relevar los precios de las ferias para verificar si eran tan baratos como decía la campaña. Grande fue su sorpresa al encontrar que al comparar los precios de la feria ubicada en Delgado y Virrey Arredondo, en Colegiales, con los del Mercado Central, las diferencias fueron en muchos casos enormes (ver infografía).

Por ejemplo: en el sector de frutas y verduras los precios relevados se mostraron entre un 19 y hasta un 233% mayores; en el rubro de pollos, entre 22 y 73% más caros; y en el de pescados, entre el 51% y el 61% superiores.
La UUC es una ONG cuyo registro nacional ya cumplió 16 años. Realiza relevamientos de precios en la Ciudad de Buenos Aires, tanto de comercios de barrio y, en este caso de las ferias itinerantes porteñas, comparándolos sobre todo con los del Mercado Central. Claudio Boada, uno de sus dirigentes e impulsor de la iniciativa a partir de los cientos de viajes que realiza al Mercado Central, le dijo a Tiempo Argentino que la idea surgió “una mañana, cuando las casas y departamentos de todo el barrio de Colegiales fueron invadidas por folletos que ya desde la semana anterior a Semana Santa se empezaron a distribuir, en los que se promovían a estas ferias barriales como herramientas contra la inflación. Nos empezaron a llamar los vecinos para comprobar si esa información era cierta, si en las ferias iban a encontrar precios más bajos que en cualquier otro lado. Y algo más nos llamó la atención: los slogans que acompañaban la campaña. Por ejemplo, uno decía: ‘Todo muy rico, pero todo muy caro, por eso decidimos darte una mano consensuando precios’, es decir, un texto llamativo.”
El dirigente de la UUC fue muy duro a la hora de evaluar si el gobierno de la Ciudad, que conduce Mauricio Macri, cumple con este slogan, o más aun, si cumple con lo que le promete a los vecinos: “Los precios de las ferias no son precios que a los consumidores les sirvan”, disparó Boada.
Luego explicó que “a la hora de comparar si eran ciertas o no las ofertas, lo primero que llama la atención es que las ferias barriales se achicaron, hay muy pocos puestos y eso resiente la calidad. Además, son precios similares a los de cualquier supermercado, no hay diferencia. Es más, la calidad de la verdulería de barrio sigue siendo superior, tanto a la de los hipermercados como a la de las ferias”, sostuvo.
Boada describió lo que consideró como “publicidad engañosa” en estas ferias.Cuando uno va –dijo– se encuentra con grandes carromatos, y hay cartelitos con los precios de cada producto tentando al consumidor, pero ahí aparece el engaño.” El dirigente explicó la idea que engloba la publicidad de este tipo: “Comprar no es una cuestión racional sino de impacto visual. Uno muchas veces compra atraído por carteles y dando por sentado algunas cosas, como que ese precio barato es para un kilo del producto. Justamente, en la feria los productos no están ofrecidos por kilo sino por medio kilo, pero esa aclaración aparece chiquita en comparación al precio, y casi ni se ve.”
El hombre de la UUC ejemplificó con dos casos concretos: “Uno se acercaba atraído por los carteles que decían ‘chaucha a $ 4,99’, un precio más que justo para un kilo, pero se trataba, en realidad, de bolsitas de medio kilo. Algo parecido sucede con el ají rojo, salía $ 6 el medio kilo, cuando se debería ofertar por kilo. Si pusieran el verdadero precio, entonces un kilo estaría $ 12 y allí ya no habría oferta”, señaló.
Tampoco la calidad de los productos es el fuerte de las ferias PRO, ya que, según pudo comprobar Boada, la gente de la Unión de Consumidores y los propios vecinos “es una calidad que variaba de normal a mala, si bien se podían encontrar productos a muy buenos precios como la papa, estaba muy golpeada, algunas directamente partidas, otras eran muy chiquitas. Lo mismo pasaba con el zapallo anco, que era muy chico para lo que salía. Nunca se aplicó mejor el dicho de ‘lo barato sale caro’, y la gran diferencia de precios con el Mercado Central que llega hasta un 50%”, sostuvo.
Al respecto, Sergio Barrés, economista de la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), indicó que “existe una contradicción. Por un lado, en la página del gobierno de la Ciudad se aclara que las ferias tienen una función social y que no existe una regulación de precios, por lo cual se producen oscilaciones bastante disímiles aclarando que el precio final depende de las fluctuaciones que se dan en la cadena de distribución. Sin embargo, en una nota publicada por Clarín el 9 de marzo pasado, sobre las ferias barriales, se afirma que para fijar los precios, las ferias tienen en cuenta los precios de los negocios del barrio, de los supermercados y sólo se toman como base los costos del Mercado Central. Por eso no se explica de ninguna forma tanto margen de diferencia entre los precios de dicho predio y las ferias”, sostuvo Barrés.
Para seguir ampliando la contradicción, en la misma nota a la que aludió Barrés, se pueden leer las declaraciones de Diego Santilli, ministro de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad, quien entusiasta afirma: “Fue un acuerdo mutuo. Los puesteros nos ayudan manteniendo los precios bajos y nosotros ponemos la comunicación para que todos los vecinos puedan enterarse de lo bueno y ventajoso que es acercarse a hacer las compras a estas ferias.”
La realidad de los precios de las ferias también genera rechazo en el ámbito legislativo. Para el diputado por Nuevo Encuentro, Gonzalo Ruanova, “los elevados precios de las ferias demuestran que cuando el Estado mira para otro lado, el mercado actúa perjudicando a los sectores que menos tienen”. El legislador recordó que “el gobierno de Macri les dijo a los porteños que acordó con los titulares de los puestos de las ferias los precios para los productos de la canasta básica familiar y que, como estos productos venían directamente desde el Mercado Central, llegarían al barrio a un precio mucho menor que en cualquier comercio de la zona. Por eso llama la atención que los precios acordados sean sustancialmente sueriores a los que se obtienen en el Mercado Central. A modo de ejemplop, en las ferias de abastecimiento barrial, el pollo entero y la merluza tienen precios un 60% más caros que los que se consiguen en dicho mercado”, indicó Ruanova.

En rigor, las ferias barriales podrían ser realmente una herramienta para auxiliar el bolsillo de los porteños, pero para ello hay que hacer cambios. Ruanova propuso uno: “Macri debería multiplicar la presencia de ferias y aumentar la cantidad de días que funcionan, a la vez que podría generar acuerdos que realmente asimilen los precios de las ferias de barrio a los del Mercado Central”, concluyó.

OPINIÓN

“Otra estafa de Macri a los vecinos porteños”

Publicado el 24 de Abril de 2011

Luis Marcos De Gregorio

La tan mentada y publicitada “defensa del dinero de los vecinos”, por parte del Gobierno de la Ciudad, terminó siendo otra estafa de las tantas a las que Macri ya nos tiene acostumbrados. Desde que asumió el “Gobierno Pro”, comenzó una lenta declinación y decadencia de las ex ferias municipales.

En el barrio de Colegiales esto empezó con una persecución de los puesteros que conocíamos de toda la vida, por parte de los inspectores del Ministerio de Espacio Público. Primero les exigieron que tuvieran todos los carteles de color amarillo. Después tuvieron que pintar todos los puestos de ese color, mientras los enloquecían con trámites burocráticos para mantener su habilitación. Finalmente, culminó con el alejamiento de esos comerciantes y su remplazo por otros nuevos.
Estas ferias barriales, de contar con alrededor de 15 puestos, pasaron a tener sólo cinco, por lo que los vecinos tenemos que hacer colas interminables para ser atendidos. Con el agravante de que la mercadería, en muchos casos, es de calidad inferior a la que se ofrecía antes, y los precios, iguales a los de los supermercados
.

Nuevo viaje al Mercado Central

Publicado el 24 de Abril de 2011

El 14 de mayo, la Unión de Usuarios y Consumidores (UUC) realizará un nuevo viaje al Mercado Central, para lo cual ha organizado dos puntos de salida: el primero, en la calle Teodoro García 2828 en el barrio de Colegiales; y el segundo, desde avenida Independencia 4264, en el barrio de Boedo.

Según informaron los organizadores, la cantidad de micros se va a definir en base a la gente que se anote para concurrir y aseguraron que por ahora hay lugar disponible.
Los micros son gratuitos y partirán a las 8:30 de la mañana para volver alrededor de las 12:30.
El mail para inscribirse es teodorogarcia2828@gmail.com. Teléfono: 15-5008-8593.

http://tiempo.elargentino.com/notas/las-ferias-de-macri-son-hasta-200-mas-caras-que-mercado-central

http://tiempo.elargentino.com/notas/otra-estafa-de-macri-los-vecinos-portenos

http://tiempo.elargentino.com/notas/nuevo-viaje-al-mercado-central