viernes, 11 de julio de 2008

Resiliencia Nº 4 - Tapa y contenidos


Algunos Contenidos:

El peor analfabeto


El peor analfabeto es el analfabeto político.
No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. No sabe que el costo de la vida, el precio del poroto, del pan, de la harina, del vestido, del zapato y de los remedios, dependen de decisiones políticas.
El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado, y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales.

LA NUEVA DERECHA EN LA ARGENTINA


El conflicto por las retenciones móviles azota a nuestro país y mantiene sitiada a nuestra Ciudad. Los cortes de rutas se multiplican y las respuestas van y vienen. Al momento de escribir estas líneas, la Presidenta enviaba al Congreso Nacional un proyecto de ley para ratificar la resolución del Ministerio de Economía que dispuso la medida de las retenciones móviles.
Se han dividido aguas y las opiniones a favor y en contra se oyen por todos lados. Quizás una consecuencia no deseada de este conflicto, pero no por ello, desdeñable es que se ha comenzado a hablar de política en lugares que antes era mala palabra.
En alabanza a ese reverdecer de la política en la sociedad, resulta necesario discernir acerca de lo nuevo que nace con esta crisis. Una secuela ineludible de la crisis de representación de los partidos políticos, o de su práctica desaparición.
Para comprender que se está jugando en nuestra Patria por estos días, resulta ilustrativo lo que nos relataba en el diario Página/12 el pasado 30 de mayo el Coordinador del movimiento Carlos Múgica de sacerdotes en opción por los pobres, Eduardo De la Serna: “Los otros días hablaba con una religiosa que trabaja con indígenas y campesinos en el norte argentino y confirmó lo que escuchamos de otras partes: los campesinos están divididos en este tema y los más pequeños campesinos están de acuerdo con el Gobierno. Los campesinos a los que les confiscaron las tierras para el triunfo de la "patria sojera", los que tienen 5 o 10 hectáreas. Los mismos a los que la antiguamente combativa Federación Agraria dejó de lado. "Quiero ser enemigo de Cristina, pero sus enemigos no me dejan", me decía un conocido con el que tengo muy buena relación y aprecio. Es verdad que hay decenas de cosas que no me gustan y quisiera debatir, sin que esto signifique negar su legitimidad; como no puedo negar la legitimidad de democráticos gobiernos pasados que he detestado. Pero cuando veo a muchos de los enemigos del Gobierno, no puedo menos que solidarizarme con él. Cuando escucho a Macri o Carrió, cuando leo algún diario o veo sus primeras planas, cuando veo a algunos políticos en Rosario, no puedo menos que sentirme en la vereda de enfrente.” A nosotros nos pasa lo mismo.
Pese a que se nos habla reiteradamente de que ya no existe izquierda ni derecha, un importante grupo de intelectuales y referentes sociales emitió un extenso documento en el que nos habla del nacimiento de la NUEVA DERECHA. Por cuestiones de espacio no vamos a reproducir aquí todo el contenido de la misma, pero sí tomaremos algunos puntos salientes de la misma. Presentamos algunos de los conceptos vertidos por un grupo de intelectuales argentinos expuestos en CARTA ABIERTA/3 cuyo texto completo puede ser leído en http://cartaabiertaa.blogspot.com/2008/06/carta-abierta3.html.*
¿Qué es la Nueva Derecha Argentina? Es la que impugna la política como gasto superfluo expresando su desprecio hacia la política como capacidad transformadora, como intervención activa sobre la vida en común. Es la que pretende disolver la instancia misma de la política. Es fundamentalmente destituyente: vacía a los acontecimientos de sentido, a los hechos de su historicidad, a la vida de sus memorias. Por eso se preguntan ¿Cómo se puede reclamar la nacionalización del petróleo cuando la lucha que se despliega es contra una medida progresiva de índole impositiva? ¿Cómo se puede llamar a la lucha contra la pobreza con aliados que expresan las capas más tradicionales de las clases dominantes?
La nueva derecha puede levantar las banderas del progresismo recreadas a último momento como préstamo de urgencia o anunciar compromisos caros a las luchas sociales de la historia nacional, sea Grito de Alcorta, sea la gesta de Paso de los Libres en 1933, sean las asambleas del 2001.
Es una nueva derecha porque a diferencia de las antiguas derechas, no es literal con su propio legado; sino que puede recubrirse, mimética, con las consignas de la movilización social.
Nos dicen que se trata de una derecha que reclama eficiencia y no ideología, que alega más gestión que valores –y puede coquetear con todo valor-, que invoca la defensa de las jerarquías existentes aunque se disfraza de formas y procedimientos asamblearios y voces sacadas de las napas prestigiosas de las militancias de ciclos anteriores. Para ello, condena el vínculo vivo de las personas y las sociedades con el pasado, llamando a un ilusorio puro presente que podría desprenderse de esas capas anteriores.
Así, agregamos nosotros, observamos a pretendidos representantes populares confundirse en un abrazo con los representantes de la Sociedad Rural y ver marchar juntos a la familia Martínez de Hoz con la Federación Agraria Argentina.
En la nueva derecha reina lo abstracto pero con la lengua presunta de lo concreto.
A la trama moral de las acciones la tornan escándalo moral, denuncismo de sabuesos que dejan saber que las sospechas generalizadas sobre la vida política son instrumentos que pueden sustituir un pensar real.
La nueva derecha es ahora un conjunto de procedimientos y de prácticas que se difunden peligrosamente en las más diversas alternativas políticas.
La frase predilecta de la nueva derecha, “no me metan la mano en el bolsillo”, hace de los actos legítimos de regulación de las rentas extraordinarias de la tierra, una ignominiosa expropiación. Trata un bien nacional, como la productividad del suelo, como cosa meramente privada.
En un sorprendente movimiento de apropiación de los valores y las prácticas de lucha de los sectores populares para travestirlos en su beneficio. Han movilizado la memoria de los oprimidos en función de sostener el privilegio de unos pocos. Han vaciado todo sentido genuino, buscando inutilizar una tradición indispensable a la hora de reestablecer el vínculo entre las generaciones pasadas y los nuevos ideales emancipatorios.
Es una operación a partir de la cual se definen las lógicas emergentes de esa nueva derecha que no duda en reclamar para sí lo mejor de la tradición republicana y democrática; es una nueva derecha que no se nombra a sí misma como tal, que elude con astucia las definiciones al mismo tiempo que ritualiza en un mea culpa de pacotilla sus responsabilidades pasadas y presentes con lo peor de la política nacional, bendecida por frases evangélicas que llaman oscuramente a la vindicta de los poderosos que aprendieron a hablar con préstamos del lenguaje de los perseguidos.
Si la nueva derecha reina en una sociedad mediatizada, una política que la confronte debe surgir de la distancia crítica con los procedimientos mediáticos. Si la nueva derecha no temió enarbolar la amenaza del hambre (como consecuencia de su desabastecedor plan de lucha), otra política debe situar al hambre, realidad dramática en la Argentina, como problema de máxima envergadura y desafío a resolver
Detrás de todo es camuflaje los pendones que la conmueven pueden ser frases como éstas: la “nueva nación agraria como reserva moral de la nación”. Es el viejo tema de las nuevas derechas y la identificación, también antigua, de patria y propiedad, de nación y posesión de la tierra. Es el concepto de reserva moral como liturgia última que sanciona tanto el “fin del conflicto”, como un tinglado modernizante que no vacila en expropiar los temas del progresismo, pero para desmantelar lugares y memorias.
Finalizan afirmando que una república agroconservadora despliega entonces sus banderas de “nuevo movimiento social”. Tienen todo el derecho a expresarse pero el examen democrático del gigantesco operativo que han emprendido debe ser también interpretado. Se trata de sustituir un pueblo que consideran inadecuado con otro vestido con galas de revolución conservadora. Hay suficientes ejemplos en la historia del país y en las memorias constructoras de justicia para decir que no lo lograrán.
Sin embargo, tenemos que decir que de esta crisis, no menos grave porque se la niegue, sólo se sale con más democracia, con más calidad institucional y con más distribución de la riqueza. Para ello se impone una reforma impositiva integral, que reduzca el IVA, que grave a todos los sectores que en estos años han tenido beneficios extraordinarios, como la especulación financiera, la minería y la pesca. En esa dirección debe profundizarse el cambio.

* Entre otros, firman el documento Horacio Gónzalez, Noé Jitrik, Ernesto Laclau, Fortunato Mallimacci, Adriana Puiggros, Jaime Sorín y Mario Toer.

6 MESES DE NADA


Para Mauricio Macri la palabra "gestión" no era una simple referencia a la actividad para la cual se postuló. Se mostró como un ingeniero, un hombre de acción. Afirmaba que ante cada ataque tenía una propuesta que a partir de su asunción como Jefe de Gobierno iba a ser una realidad.
Ya pasaron seis meses de gobierno de Macri en la Ciudad y su gestión no levanta vuelo. Y una de las maneras de saber que está "haciendo Buenos Aires" es evaluar la ejecución presupuestaria, es decir, averiguar cuánto del presupuesto se ha utilizado hasta la fecha. En estos seis meses se gastó sólo el 2,5% del presupuesto anual. Es decir, no se hizo nada.
Analizando área por área del Gobierno de la Ciudad la conclusión se hace irreversible.
El frío del invierno en Buenos Aires llegó a las escuelas. La falta de gas en más de 70 establecimientos educativos que mostró a los chicos en las calles, con frazadas, reclamando por dignas condiciones de estudio. El Ministerio de Educación no tiene respuestas, y analizando lo que gastó de su presupuesto en lo que va del año observamos que se ejecutaron un millón cuatrocientos mil pesos en obras, sólo el 0,5% del presupuesto anual.
Para el área de Salud hay presupuestados 2.654 millones de pesos para gastar en todo el año. En la primera mitad del año se gastaron tan solo cuatro millones seiscientos mil pesos ($ 4.600.000) en obras y 56 mil pesos en equipamiento hospitalario. Mientras tanto en los hospitales públicos faltan medicamentos e insumos básicos para atender a los pacientes. Eso sí, según el censo realizado por el propio Ministerio de Hacienda de la Ciudad habría 700 empleados del Hospital Fernández que nunca fueron encontrados en su lugar de trabajo (¿ñoquis?). Hasta el pasado 10 de diciembre el Director de dicho hospital era el Dr. Jorge Lemus, sí, el mismo que ahora es Ministro.
Así como en el fútbol goles son amores, dicen que para los gobiernos "obras son amores". El encargado de la obra pública en la Ciudad es el Ministerio de Desarrollo Urbano. En esta primera mitad del año se ejecutaron 18 millones de pesos sobre un presupuesto anual de 700 millones que tiene asignados para la realización de obras públicas. Hasta la fecha Macri sólo inauguró dos obras relevantes: un puente nuevo y otro reparado sobre el Riachuelo. Esa y no otra, es la razón por la cual los porteños no vemos las obras en las calles.
El pasado 17 de marzo el Jefe de Gobierno junto a su Ministro de Seguridad presentaron un Plan de Seguridad que tenía como eje central garantizar la inclusión social y aseguraron que crearían la Policía de la Ciudad previendo comenzar con el reclutamiento de agentes el 2 de mayo de 2008. Esa medida no ha sido efectivizada, postergándose sin plazo. Lo que sí se creó fue el Cuerpo de Agentes de Tránsito que consistió en cambiarles los uniformes a la Guardia Urbana. Del Plan de Seguridad, nada de nada.
Mauricio Macri prometió durante su campaña que construiría diez kilómetros de subte en cada año de su gestión como jefe de Gobierno de la Ciudad, pero, casi seis meses después de su asunción, la realidad presenta una perspectiva muy complicada. En 6 meses ni un metro. Para lo que queda de 2008 y en 2009 sólo se inaugurarán, en el mejor de los casos, tres nuevas estaciones: Puán y Carabobo de la A y Corrientes de la H informó el diario Clarín. A solo seis meses de gobierno, Macri ya reconoció que difícilmente puedan alcanzarse a construir 40 kilómetros de subtes.
Eso sí, a poco de asumir Mauricio Macri ya había contratado o autorizado la contratación de 1.471 empleados y funcionarios. Representaban a más de la mitad de los 2.400 trabajadores que resultaron cesanteados por la administración PRO el 31 de diciembre último. La mayoría de los nuevos empleados recibe un salario de entre 1.200 y 6.000 pesos, mientras que los despedidos cobraban solamente 900 pesos.
En este contexto de inacción gubernamental, el Macrismo insiste con endeudar a la Ciudad. La Legislatura discute un proyecto enviado por Mauricio Macri para colocar un bono en dólares, operación que comenzaría con el otorgamiento de un “préstamo puente” de 200 millones dólares a proveer por el consorcio que se ocupará de aquella licitación. Es el grupo integrado por Barclays Capital Inc, Citigroup Global Inc y Banco Macro S.A., ganador de la licitación para esta labor financiera gracias a que reclamó una comisión muy inferior a sus contrincantes. Pero el negocio estaría en brindar este préstamo a una tasa que podría oscilar entre el 12 y el 14 por ciento anual en dólares. Por ese primer préstamo, la Ciudad debería afrontar un costo financiero anual equivalente a unos 74 millones de pesos, suma equivalente al presupuesto para todo el año del Hospital Alvarez.
Sin embargo, y merced al impuestazo del ABL, en el primer cuatrimestre del año la recaudación de ABL subió un 89,59 por ciento respecto a la del mismo lapso de 2007. Por esa razón, se prevé que el déficit de la Ciudad será ínfimo y no alcanzará los 1.600 millones de pesos que se habían presupuestado. Esto último resulta muy significativo porque la excusa para el endeudamiento de la Ciudad estaba dada por el déficit heredado de la gestión Telerman, y al no haber déficit, entonces, no hay necesidad de endeudamiento.
Buenos Aires no está bueno y ya pasaron 180 días, un lapso de tiempo importante para evaluar una gestión.
Hasta ahora Macri solo demuestra improvisación e ineficacia.

Es ley la Regulación del Derecho de Admisión en las escuelas


La Legislatura porteña convirtió en Ley la regulación del derecho de admisión de las instituciones educativas privadas de la Ciudad, a instancias de un proyecto presentado por el diputado Pablo Failde (Frente para la Victoria), tomando en cuenta las numerosas denuncias recibidas por la Defensoría del Pueblo desde el año 2002.
"Resultaba necesario predicar con el ejemplo los valores y los principios consagrados por la Constitución, a través de una regulación clara del derecho de admisión en los establecimientos educativos privados. Era fundamental establecer un mecanismo transparente para la matriculación de los chicos, donde el único motivo por el cual no sean inscriptos sea por falta de matricula y no por motivos discrecionales o discriminatorios por parte de directivos o autoridades de las escuelas", explicó Failde al fundamentar su proyecto.
Cabe destacar que la Resolución del derecho de admisión claramente debía ser objeto de revisión ya que originalmente era exclusiva para el nivel primario y tenía una vigencia de tres años a partir de 1981, tras los cuales debía ser regulada.
No podemos dejar de lado, el hecho de que esta normativa trae resabios de los tiempos de la más absoluta decadencia institucional. Dictada por un funcionario de los Gobiernos más terribles de la historia política argentina, era una razón más para examinarla y darle el marco legal apropiado.
Frente a una serie de reacciones contrarias al dictado de esta ley, el Consejero de los Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes de la Ciudad, José Machain, respondió a los cuestionamientos mediante la siguiente columna de opinión:
¿Es para tanto?
Reacciones preocupantes se observan ante la sanción por parte de la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires de la ley que regula la aplicación del derecho de admisión en colegios privados. En distintos medios radiales, gráficos y digitales, se escuchan y leen expresiones y declaraciones que lindan con criterios intolerantes y discriminatorios. Tales son las calificaciones en las que han caído varios opinadores: “chicos indeseables”, “inadaptados”, “chicos problemáticos”, “homosexuales”, “deudores de cuotas”, “chicos con conductas típicas de familias mal constituidas”, entre innumerables comentarios emergentes del criterio de la no aceptación del otro que no se parezca a mí.
Lo puesto en debate con esta ley, consensuada entre el diputado opositor Pablo Failde y la oficialista Victoria Morales Gorleri, no avanza contra el derecho de admisión en la educación de gestión privada (cuestión central que debiera debatirse en profundidad, por tratarse, la educación, de un servicio público, aunque sea de Gestión Privada. Pero eso es otro tema)
La ley aprobada en la ciudad obliga a las escuelas que decidan decir NO a la rematriculación o matriculación de un estudiante, a que deban dar motivos fundados en causas razonables, y además lo deben hacer por escrito. De esta forma se pretende evitar el ejercicio abusivo del derecho de admisión que han venido realizando algunos institutos educativos de gestión privada.
De esta forma, las escuelas, deberán asumir la responsabilidad por las razones que quieran esgrimir para decir NO. Y no ampararse, meramente, en el derecho de admisión.
Quien tenga razones que no contradigan ni la Constitución Nacional ni la Constitución de la ciudad para negar matriculación o rematriculación, no debiera tener ningún inconveniente en hacerlo manifiesto y tampoco en ponerlo por escrito.
Por el contrario, si existen aquellos a quienes les incomoda tener que explicar las razones por las que rechaza a un chico/a; es precisamente porque en realidad sus motivos deben lindar con algún tipo de discriminación. Y sobre esta cuestión, ya existen normativas vigentes que harán que la institución que recaiga en ello, sea merecedora de las sanciones correspondientes. Porque debieran saber que no se puede violar la Constitución.
No se debiera pensar la educación en tanto guetos definidos por criterios, que en definitiva expresen un “nosotros” y un “ellos”.
Si se persiste en modos de vida donde prime ese “nosotros vs. ellos” (“negritos vs. blanquitos”, “gente vs. piqueteros”, etc.), luego no nos sorprendamos de los casos de violencia escolar que se puedan dar. ¿O creen que con esos criterios de vida, los chicos/as no lo ven y no lo asimilan como “modelo” de conducta?
Las prácticas cotidianas de todos nosotros, es lo que verdaderamente legamos a nuestros hijos/as.

¿PACTO SOCIAL CON LA SOLA PARTICIPCION DE EMPRESARIOS Y TRABAJADORES?

por Claudio Daniel Boada

Cuando hablamos de Pacto Social, entiendo que se trata de un evento dinámico, el que no se encuentra limitado a la participación de sindicalistas y empresarios, sólo destinado a mantener dentro de determinados parámetros manejables para los empleadores la cuestión salarial. Del mismo deberían participar amplios sectores de la sociedad.
Concibo el pacto social como un entretejido social, como una red en cuyo entramado participan diversos actores que -buscando el bien común- van renunciando en parte a sus pretensiones individuales e intereses de sector. Aún más, podríamos decir que -a veces- no es necesario renunciar a algunas de las pretensiones sectoriales, porque los intereses no son contrapuestos, sino que pueden darle satisfacción a los intereses de diversos sectores realizando determinadas acciones conjuntas.
Este tipo de participación, se enfrenta a algunas pautas culturales muy fuertes, las que podemos sintetizar en parte con las siguientes frases “siempre hay un culpable” (que por supuesto es el otro) y “la solución de todo conflicto es que uno gana y otro pierde” (más allá del aire nuevo que ha traído a nuestras prácticas la tendencia hacia la mediación y todas las formas alternativas de resolución de conflictos).

PARTICIPACION DE CONSUMIDORES Y USUARIOS.

Aisladamente se nos ha llamado -a los usuarios y consumidores- a reflexionar sobre el valor del “poder de compra” y a ejercer dicho poder. Se nos ha llamado a limitar las compras a realizar, a través de un boicot. En nuestro pasado reciente tenemos varios ejemplos que podemos mencionar. Entre ellos el boicot a Shell, al tomate y a la papa.
También hemos recibido llamados esporádicos a no consumir cierta clase de productos. Hace unos años diversas asociaciones de defensa de DDHH nos solicitaron no comprar calzado y productos textiles de marcas que utilizaban trabajo de niños en el sudeste asiático. Por razones medioambientales, también se nos pide no consumir atún y otros pescados envasados en latas, que se capturen sin tomar medidas de protección a favor de los delfines.
Pareciera que los usuarios y consumidores no fuéramos muy conscientes del poder de compra, del poder que poseemos. Contrariamente a ello, las empresas son muy conscientes. Todos los días las mismas nos llaman a usar de nuestro poder de compra a su favor. Día a día tratan de cautivarnos, día a día tratan de renovar en nosotros el deseo de consumir. Las empresas buscan que el ejercicio del poder de compra sea irreflexivo. Por ello buscan que haya mucha publicidad pero poca información. El consumidor busca racionalizar su compra e incluir factores reflexivos mientras que las empresas buscan cautivar al consumidor, casi hacerlo un consumidor compulsivo.

¿QUE LUGARES OCUPAMOS LOS CONSUMIDORES EN EL PACTO SOCIAL? UNA PROPUESTA DE PARTICIPACION.

Los consumidores y usuarios, dejando de lado esta actuación pendular, bamboleándonos desde el extremo de la compra totalmente irreflexiva al boicot; deberíamos explorar alternativas intermedias sostenibles en el tiempo. Para ello deberíamos identificar qué sectores podrían actuar como nuestros aliados.
El monopolio y la concentración de los mercados son enemigos directos de los consumidores y usuarios. Las victimas de ellos somos los usuarios y consumidores, pero también los pequeños productores, quienes podrían ser nuestros primeros aliados.
¿Seria muy utópico pensar que -con la indispensable participación del Estado- los consumidores identificáramos productos con cadenas productivas sanas y equilibradas y los prefiriéramos en nuestras compras?
También podríamos identificar como nuestros aliados a los grandes sectores de trabajadores. Pensando en la necesidad de edificar una sociedad donde se privilegie el trabajo –frente a algunos que proclaman la venida de la sociedad sin trabajo- ¿No podríamos acaso beneficiar con nuestras compras a los productos que contuvieran un alto valor agregado perteneciente a mano de obra? Y en este caso ¿podríamos privilegiar a los que contengan mano de obra nacional? O acaso, ¿No deberíamos dejar de comprar las marcas de prendas de vestir que utilizan mano de obra esclava, como reiteradamente han denunciado la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires y diversas ONGs?
Todo esto como actitudes permanentes y no sólo espasmódicas. Estas son cuestiones que deberíamos comenzar a explorar.

LAS LEYES Y LAS PENAS

por Juan Manuel Di Teodoro

En muchas oportunidades los legisladores nacionales, sin mucho meditar, reforman normas penales intentando crear una sensación de seguridad bastante alejada de la realidad, mediante la creación de tipos penales constitucionalmente cuestionados.
El incremento excesivo de las escalas penales (aumentos de penas) por sí solo no hace ningún aporte positivo, salvo en el aspecto demagógico de engañar a los ciudadanos que creen que ello aisladamente puede solucionar el complejo problema de la inseguridad en la Argentina.
Existe un impulso maldito de algunos políticos frente al conflicto social y su relación con el sistema penal. Cuando con el discurso jurídico penal pretenden encubrirse graves fallas sociales, se provoca o capitaliza la indignación, atrapando el fenómeno en una descripción típica (texto de la ley) pretendiendo resolverlo de esa manera. Resulta obvio que el fenómeno continúa y respecto a la operatividad social sólo sucede que le otorga mayor poder a la agencia selectiva, es decir a la policía; en el caso de la nueva legislación penal formulada por el falso ingeniero Blumberg (ya no tan nueva), lo que sucede es que muchas veces esa legislación hace que algunos operadores políticos y sociales descansen en paz mientras los problemas por los que la gente atraviesa persistan.
Esto se relaciona con la descripción de un antiguo pensamiento mágico, “El pintor y el cazador paleolítico pensaba que ya con la pintura poseía a la cosa misma, pensaba que con el retrato del objeto había adquirido poder sobre el objeto; creía que el animal de la realidad sufría la misma muerte que el animal retratado”. Los cazadores tenían la costumbre de dibujar en sus cavernas la cacería que momentos después ellos mismos iban a realizar. En sus pinturas describían minuciosamente cada uno de los pasos a seguir, preparación de las armas, las pieles, la reunión previa, la salida, el encuentro con las presas, el ataque y la vuelta con los animales cazados.
Algunos políticos se asemejan a cazadores paleolíticos. Tienen la falsa convicción de que con escribir en el Código Penal penas aumentadas se soluciona el problema de la seguridad.

¿Entran por una puerta y salen por la otra?

por Fernando Leibson
El sentido común es lo que nos dice que la tierra es plana y el sol es un círculo de dos centímetros de diámetro.
Hay ideas que por repetidas y populares se toman como verdades sin pasarlas por el tamiz del análisis y la discusión siendo que, lamentablemente, la vida no siempre es tan fácil y tomar sin más ni más como ciertas algunas afirmaciones nos puede llevar a buscar soluciones falsas que son sencillas y fáciles de comprender.
Una de las frases que se suelen escuchar reiteradamente es que los detenidos por la policía entran por una puerta y salen por la otra.
Ahora bien, una de dos: O hay muchos que no salen o están dejando a la gente equivocada porque las cárceles están cada vez más llenas.

De todos modos, esta estadística tiene dos sesgos:

1) Hay 3 provincias que no presentaron datos hasta el 2002
2) No tiene en cuenta el crecimiento de la población

Para corregir estos sesgos se hicieron los siguientes cálculos

1) Teniendo en cuenta que en los años 2002,2003 y 2004 las 3 provincias en cuestion representaron el 1.48, 1.79 y él 2.78 de la poblacion carcelaria, es aceptable asumir que si se aumentan en un 3% los guarismos del período 97-2002 se cubrirá con creces el faltante.
2) Respecto al crecimiento de la población se pueden utilizar las estimaciones del Indec para ponderar la cantidad de presos en relación con la cantidad de habitantes. Esto da el siguiente cuadro:

Por lo que podemos observar el porcentaje de población entre rejas ha venido aumentando significativamente desde que se tienen estadísticas.

Se puede observar que si bien la curva se achata ligeramente, aún así hay una clara tendencia al aumento de la población carcelaria. De hecho, a aumentado en un 65% desde 1997.

Respecto a los detenidos en comisarías no se dispone de datos aunque los expertos consultados descreen que estos valores puedan modificar la tendencia y de hecho no hay razones para suponer que la proporción de detenidos en comisarías haya disminuido desde el 97.,

En tren de hacer un análisis más fino cabría preguntarse que parte de esta población esta presa tras una largo y ajustado proceso de prueba que no deje dudas respecto a su culpabilidad

La mayor parte de los detenidos (57%) están en la cárcel sin condena en firme.
También podría considerase el hecho de que quizá la Argentina ha sido un país demasiado benévolo y que el aumento de la población carcelaria apunta a establecer una situación regular. Al respecto pueden verse estadísticas internacionales de cara evaluar cual sería la tasa estandar de población carcelaria.
Estas estadísticas provienen de otra fuente: The International Centre for Prison Studies, un centro de estudios sostenido por la Universidad de Londres que utiliza datos de población provistos por la Naciones Unidas que difieren ligeramente con los datos provistos por el Indec. Esta diferencia es estadísticamente irrelevante y no afecta el fodo de la cuestión.

País y año Población en Prisión Tasas cada 100.00 habitantes
Estados Unidos (2005) 2.186.230 73,8
Rusia (2005) 763.054 53,2
Bielorusia (2003) 52.500 53,2
Belice (2003) 1.074 42,0
Sudafrica (2004) 186.739 41,3
Puerto Rico (2003) 15.046 38,6
Tailandia (2004) 168.264 26,4
Chile (2002) 33.098 21,2
Uruguay (2003) 7.100 20,9
Brasil (2004) 330.642 18,3
Mexico (2004) 191.890 18,2
Argentina (2005)* 55.423 15,3
Colombia (2004) 68.545 15,2
Inglaterra y Gales (2005) 75.320 14,2
China (2003) 1.548.498 11,8
Australia (2004) 23.362 11,7
Canadá (2003) 36.389 11,6
Italia (2004) 57.046 9,8
Alemania (2004) 79.629 9,6
Francia (2004) 55.028 9,1
Suecia (2003) 6.755 7,5
Japón (2004) 73.734 5,8

Población Penitenciaria Internacional
Fuente: World Prison Population List (sixth edition) sobre la base de los útlimos datos oficiales disponibles en cada país.
*En el caso de Argentina, si se incluye a los detenidos en comisarías y en dependencias de la Prefectura y Gendarmería la población se eleva a 63.357y la tasa se eleva a 175


Puede observarse que Argentina no está entre los países más represivos del planeta pero si tiene una tasa de población carcelaria superior a los países que la sociedad suele tomar como ejemplo, salvo el caso de E.E.U.U. Al respecto es notorio que salvo este caso, los países desarrollados parecen enfrentar el problema de la seguridad con soluciones que no priorizan el enfoque penitenciario incluyendo países como Japón, Canadá y Suecia que son notoriamente seguros.
Respecto a E.E.U.U. es interesante señalar que la alta tasa de población carcelaria así como otros elementos (como el caso Rodney King, O.J. Simpson entre otros) sugieren que tiene un sistema represivo mucho más estricto y con más puntos oscuros que el que sugiere su industria cinematográfica en la cual los delincuentes se la pasan saliendo de la cárcel gracias a tecnicismos legales ejercidos por jueces liberales.
Quizá debiéramos reflexionar acerca de lo eficacia de ciertos análisis y soluciones que se dan como verdades sin exigirles más fundamentación que la surgida de la repetición.